¿Tu perro es Miedoso?

¿TU PERRO ES MIEDOSO?

El miedo es uno de los rasgos del temperamento canino con mayor heredabilidad. Es decir que, de una madre miedosa, hay una alta probabilidad de que nazcan cachorros miedosos.

Por supuesto, la genética no lo es todo y también influye el ambiente en el que crece y se desarrolla el perro.

Con un manejo adecuado puede ir ganando seguridad en sí mismo. Sin embargo, si se le da una educación inadecuada, el miedo puede agravarse y llegar a limitar la vida diaria del animal y la de sus propietarios.

Premiar en vez de castigar. Los perros temerosos son mucho más sensibles a los castigos. Por eso, educar mediante el refuerzo positivo (premiando cuando hace algo bien) es siempre mucho más adecuado y eficaz.

Experiencias positivas. El objetivo siempre debe ser presentarle al perro aquello que lo atemoriza de forma tan progresiva que no llegue a provocar en el animal una reacción negativa (modulando la distancia y la intensidad con la que se muestra el objeto, sonido, persona, etc.). Es necesario ir asociando ese objeto/sonido/persona/animal a un estado emocional positivo, premiando con golosinas, caricias o juego.

No forzar al perro. Si un perro tiene miedo a algo, no es recomendable forzarlo a aceptar la situación. El riesgo es generar todavía más miedo en el perro e, incluso, llegar a provocarle una reacción de agresividad al sentirse amenazado.

No sobreproteger al perro. Algunas personas protegen de manera excesiva a sus perros miedosos. Sin embargo, la sobreprotección no ayuda al can a ganar seguridad en sí mismo. Al contrario, lo hace muy dependiente de su propietario de manera que, cuando éste se ausenta, el perro sufre más.