Atrapasueños, la Leyenda

ATRAPASUEÑOS LA LEYENDA

El origen de los atrapasueños se remonta a las tribus indias americanas de Ojibwa. La tradición dice que atrapan las pesadillas, para que tengamos un mejor descanso.

En las culturas ancestrales son usados como instrumentos de poder, para ayudan a mantener las buenas ideas y los sueños agradables y proteger de malas energías.

Los Ojibwa construían los atrapasueños atando hebras de sauce alrededor de forma circular, de unos 9 centímetros, este aro reperesenta el cosmos y los cuatro puntos cardinales. Sobre la argolla tejían una red similar a una telaraña, hecha con fibra de ortiga teñida de color rojo.

La antigua leyenda habla de que los sueños pasan por la red y se van filtrando, deslizándose los buenos sueños a través de suaves plumas hasta llegar a nosotros. Los malos sueños, sin embargo, son atrapados en el tejido y mueren con el primer haz de luz del día.

Los atrapasueños se deben colgar en el techo de la habitación, próximos a la cabecera de la cama, evitando el contacto con cualquier objeto o pared que pueda impedirles la libertad de movimientos.