Cuida tu Piscina en Invierno

CUIDA TU PISCINA EN INVIERNO

Limpiar la piscina durante el invierno nos hará más fácil la puesta a punto al inicio del verano.

Pensar en vaciarla no tiene sentido, porque la reducción de la presión que ejerce el agua contra las paredes puede provocar rajaduras y pérdidas, e incluso sufrir el desprendimiento de estuco o azulejos. Además es necesario hacer funcionar el sistema de filtrado cada cierto tiempo para que no se eche a perder.

Dejar el agua sin mantenimiento no conviene, porque se pone verde y se transforma en un criadero de insectos y ranas. Y si a esto sumamos las hojas y la tierra, la piscina se transforma en un foco de infección que mas tarde complicará la tarea de puesta a punto.

¿Cómo mantenemos la piscina de manera sencilla?

Controla el sistema de filtrado. Comprueba que estén en buen estado para poder trabajar durante el invierno.

Aplica un tratamiento desinfectante de cloro y alguicida regularmente todo el invierno. Existen las famosas pastillas tres en uno, que contienen cloro, alguicida y decantador, y su buen uso ayuda incluso a invertir menos tiempo en este paso.

El pH del agua debe estar siempre entre 7,2 y 7,6 para evitar que se ponga turbia y aparezcan algas.

Coloca un cobertor, así evitas la caída de hojas e insectos. Si la piscina no tiene cobertor, es importante recoger las hojas de la superficie de manera regular para evitar que el agua se ensucie o que terminen en los mecanismos de la bomba.

Pasa el limpiafondo una vez cada 15 días y filtrar el agua al menos una vez por semana.